Pinocchio.Obra de arte sobre la mentira y la corrupción.

El artista argentino Alberto Echegaray Guevara expone en Recoleta una escultura que refleja el Pinocho dentro de nosotros y pide “no mientas más”

El artista Alberto Echegaray Guevara (Alias CAYMAN), recientemente elegido por el Instituto Cultural Europeo para participar de la Bienal de Venecia 2019, llegó a Buenos Aires con su obra Mentira Global- no mientas más, una escultura de acero que refleja nuestra sociedad: la mentira global generalizada. El artista argentino representa en el personaje de Pinocho, los escándalos de corrupción que está atravesando el país, las mentiras incesantes de los políticos y gobernantes, las fake news, las mentiras globales en las redes, y la mentira hacia el interior del ser humano.

El artista vuelve a exponer una nueva preocupación sobre la sociedad luego del impacto que generó en ArteBa 2014 con su obra Moneyball -una esfera que 50cm de diámetro con un millón de dólares triturados-. En Mentira Global-no mientas más, expuesta en la entrada del barrio de Recoleta -Plazoleta Raúl Soldi, entre Av. Alvear y Av. Libertador- hasta principios de noviembre, Alberto Echegaray Guevara visibiliza la mentira en la política internacional, la mentira en los mercados financieros, la mentira en las redes globales, la mentira y destrucción del medio ambiente, la mentira en cada uno de los aspectos importantes del planeta, incluyendo la mentira en el mundo del Arte curada por Roxana Punta Alvarez.

Bajo la leyenda “no mientas más” el artista tiene como objetivo desenterrar la mentira. Para ello convocó a referentes del mundo del arte a participar de una performance que comenzará el sábado 29 de septiembre a las 11 en La Rambla -Posadas y Ayacucho- y terminará frente a la escultura en Recoleta.

Luego de que Alberto Echegaray Guevara recibiera el premio como Best Global Emerging artist en Dubai en 2016 conoció y tuvo distintas reuniones con el artista Jeff Koons; influencia que ha sido clave para convertirse en su discípulo y para la inspiración de esta obra, que combina el concepto de reflexión interna (metafísica del ser) con la refección de la luz.

Para el proyecto que nació hace poco más de 2 años, Echegaray Guevara tomó a uno de los íconos globales de la mentira: Pinocho. La ambigüedad entre títeres que en lo superficial se mueven al compás de un mundo sin corazón, haciendo frente a la transparencia y la a fuerza de la humanidad. “Debemos reflejarnos y ver la oportunidad que tenemos para mejorar como sociedad” asegura.

El artista desarrolló y diseñó un Pinocho en madera en la primera fase, que evolucionó hacia un proyecto de tecnología para impresoras 3D. Luego se usaron polímeros de alta tecnología, para avanzar más tarde hacia una estructura de acero para exteriores. La escultura con un peso mayor a 300 Kg realizada en acero inoxidable pulido es la primera en su tipo hecha con esta tecnología por un artista argentino.

Como artista multimedia, diseñador y pensador espacial, Alberto Echegaray  está intrigado por la forma en que la transformación de la materia en la cultura contemporánea requiere un replanteamiento de una nueva estética, la técnica y la percepción dinámica de los sistemas y valores humanos. El discípulo de Koons invita a los espectadores a visualizar realidades perturbadoras usando materiales que impulsan el fenómeno de reflexión acerca de los sistemas socio-económicos que rigen el mundo usando un material como el acero como espejo.

La escultura

Historia

Todos mentimos al menos una vez al día, y aunque no tengamos interacción con otras personas, las personas se mienten a sí mismas en su propio silencio.

La historia de la mentira es bíblica, es parte de la humanidad y conforma un misterio que es estudiado por todas las ciencias. Los estudios indican que hombres y mujeres mienten entre 2 y 200 veces al día.

Apocalipsis 22:15: Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.

Pinocho es una las obras más vendidas de todos los tiempos, realizada en 1882 por el masón Carlo Collodi (Le avventure di Pinocchio) y traducida a más 250 idiomas y dialectos.

Algunos hablan de la influencia de la masonería en la obra. El camino correcto se alcanza a través del conocimiento y la sabiduría.  ̈Lo que había sido un tronco de madera y luego una marioneta, se convirtió finalmente en una persona real, tras superar las adversidades que se le presentaron ̈. De esta forma se muestra a través del cuento de Pinocho una alegoría sobre la formación de las personas basada en el honor, la virtud y la verdad. La historia está influenciada por la cultura alquímica, principalmente por el concepto del “homúnculo”, un ser al que se le atribuye poder dotar de vida a la materia inanimada y cuyo deseo inmediato es servir a su amo y convertirse en un ser humano real o no ser una imitación. En este caso Gepetto encarna al alquimista.

Así como un títere bajo el camino del honor, de la virtud y la verdad recibe el regalo de la vida, este Pinocho encarna el hombre nuevo, del futuro.

Pinocho-Títere tenía el don de la vida, pero no era un hombre de verdad. Solo la vida real en plenitud, después de la iluminación hace aparecer al Pinocho-hombre. Ya que Pinocho-Titere, a pesar de estar vivo no es un hombre de verdad.

Esta iluminación queda representada en un Pinocho ya no de madera sino de acero, un acero duro como la fuerza interior que habita en cada uno y sólido como las verdades que nos brinda la ciencia. El permanente cambio de color del acero a lo largo del dia, simboliza  la poseción mutua de los estados de vida del individuo asi como tambien el campo oscilante de la materia demostrada por la física cuántica.

Este hombre-pinocho, personifica tambien la dualidad en nuestros corazones, eligiendo con libre albeldrio la conexión de la humanidad con la ciencia y el fin del engaño y la mentira.

Este pinocho es la representacion moderna de escapar de nuestras trampas, un pinocho desnudo, transparente, en conexión con la luz.

Fases del proyecto

El proyecto nació hace poco más de 2 años. Luego de que Alberto Echegaray Guevara (CAYMAN) recibiera el premio como Best Global Emerging artist en Dubai en el año 2016. En ese momento conoció y tuvo distintas reuniones con el artista Jef Koons tanto en Qatar como en los EEUU y Buenos Aires.

La influencia de Jeff Koons ha sido clave, dado que en la obra se combinan el concepto de reflexión interna (metafísica del ser) con la reflección de la luz.

El artista desarrolló y diseñó un Pinocho en madera en la primera fase, que evolucionó hacia un proyecto de tecnología para impresoras 3D.

Se usaron materiales orgánicos como madera inicialmente. Luego se usaron polímeros de alta tecnología, para luego para avanzar hacia una estructura de acero para exteriores.

Finalmente luego de pruebas en el uso de distintos materiales, se decidió usar la misma tecnología y construcción que el artista Jef Koons – el Polished stainless steel. Se realizó en Alemania en una de las acerías líderes que cuenta con estas capacidades.